Go to Top

La Reforma Política

Respecto de la avalancha de reformas propuestas por el Ejecutivo federal, ahora viene la Reforma Política que pretende centralizar las instituciones públicas electorales y avanzar en la reelección legislativa. Para ubicarnos en el contexto histórico, en México se dio la primera revolución social del siglo XX, misma que seguimos defendiendo, porque ese es nuestro origen político. Algo que debemos proteger, sin duda, es el principio máximo de esa gesta revolucionaria: SUFRAGIO EFECTIVO NO REELECCIÓN.

Es lamentable que se quiera borrar la historia nacional. Las razones del porqué el Constituyente de 1917 consideró necesario eliminar la reelección, que tanto daño hizo al país y que fue una de las razones para que millones de mexicanos se levantaran en armas en los inicios del siglo XX para erradicar uno de los males surgidos del liberalismo del siglo XIX.

La propuesta de querer perpetrarse en el poder está lejos de cualquier idea democrática por garantizar una auténtica administración del poder público en el ámbito legislativo. Abrir la reelección del cuerpo legislativo es la puerta de entrada para que las reelecciones de otros órdenes de gobierno puedan suceder; y lo hacen con el pleno conocimiento que eso pueda suceder a propuesta de los grupos más conservadores del país.

Resulta también irrisorio que, mediante mandato constitucional, se quiera la supresión de los institutos electorales de los estados que conforman la unión mexicana bajo una consideración de gasto, que elimina la historia de un auténtico federalismo nacional; es decir, dotar de mayores facultades de los estados y el Distrito Federal. Es inconcebible pensar, en plena segunda década del siglo XXI, apoyar  un retroceso en los avances logrados por la revolución democrática.

Esto ya lo vemos con el paquete económico que diluyó el auténtico federalismo, para concentrar acciones basadas en el centralismo, primer paso al totalitarismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.