Go to Top

MAYORÍA EN LA ALDF PROTEGE OPACIDAD EN EL SCT METRO: ALEIDA ALAVEZ

  • El rechazar que la Auditoría Superior de la Ciudad de México audite ingresos del Metro, alerta sobre posibles malos manejos

Al desechar la solicitud de auditar al SCT Colectivo Metro, la mayoría en la Asamblea Legislativa nuevamente abona a la opacidad y falta de transparencia que priva en muchas entidades del Gobierno de la Ciudad de México, criticó la diputada Aleida Alavez Ruiz.

Lamentó la negativa a solicitar que la Auditoría Superior de la Ciudad de México haga una auditoría para determinar cuánto ingresa por boleto pagado y tarifas subsidiadas, así como el número de usuarios que anualmente utilizan este medio de transporte. Esta actitud, alerta sobre posibles malos manejos, por lo que insistirá en el tema.

“Rechazan esta propuesta, pero no presentan la propia que permita aclarar los números y sobre todo mejorar un servicio que atiende a millones de personas cada día, lo que significa que se protegen entre ellos, pero se olvidan de los ciudadanos”.

Es necesario, agregó, determinar si los ingresos del Metro por este concepto son suficientes para mejorar el servicio, pero sobre todo las instalaciones que en algunas estaciones están en pésimas condiciones.

Por ello, insistirá en el tema, porque una auditoría no implica que las cosas estén mal, sino que los números sean claros. Por eso, el rechazo de la mayoría genera sospechas que debemos despejar.

Los usuarios, agregó, tienen derecho a contar con una empresa pública que otorgue un servicio limpio y eficiente, “no como las regaderas de la estación Nopalera, que la semana pasada inundaron esas instalaciones sin que nadie se ocupara de resolver el problema.  El video circuló en las redes sociales”.

El punto de acuerdo presentado en nombre de Alavez Ruiz por el diputado José Alfonso Suárez del Real, solicitaba a la Auditoría Superior de la Ciudad de México auditar el número de usuarios e ingresos que por pasajes recibe el Sistema de Transporte Colectivo Metro, a fin de descartar posibles malos manejos.

 Ello, porque se detectó una diferencia de casi 3 mil millones de pesos entre lo reportado por las autoridades y una operación matemática simple de los ingresos que ha generado el aumento de dos pesos a la tarifa, a partir de diciembre de 2013. Es decir, ellos reportan 7 mil 300 millones de pesos, pero la multiplicación señala que son 10 mil 110 millones de pesos.

 Entre otras inconsistencias detectadas está el número de usuarios que reportan las autoridades anualmente. En 1989, mil 542 millones de personas; de 1999 a 2011, mil 592 usuarios al año; en 2014, mil 685 y en 2016 también mil 685. En marzo de 2017 reporta mil 684, es decir, disminuye un millón de pasajeros.

 Ante estas cifras, es necesario aclarar por qué en dos años no se movió el número de usuarios y para 2017 prevén un descenso. Esto resulta poco lógico, porque ante el aumento a las tarifas del transporte público concesionado, el número de usuarios del Metro seguramente se incrementó.

 Por si esto fuera poco, agrega el punto de acuerdo, se desconoce en qué se han invertido los 10 mil 110 millones de pesos recaudados por el incremento de las tarifas, porque las mejoras son parciales, el servicio sigue siendo deficiente y las instalaciones y trenes están en malas condiciones.

 Detalló que muchas de las 195 estaciones de la red, que cada día moviliza a 4.9 millones de usuarios en un día laborable, “se están cayendo a pedazos”; las filtraciones de agua obligan a los usuarios a usar paraguas en época de lluvias en los pasillos y las escaleras eléctricas no funcionan desde hace unos dos años, afectando a las personas con discapacidad y de la tercera edad.